ÍndiceFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarseNormas CPM

Comparte | 
 

 FF_Cuando es verdadero...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SaraTancredi
Aprendes la difinicion de Tato


Cantidad de envíos : 488
Edad : 26
Localización : With the dark knight of my heart
Fecha de inscripción : 10/08/2008

MensajeTema: FF_Cuando es verdadero...   Lun Sep 08 2008, 02:36

Descalzo caminando por la playa sin un destino fijo, con el pensamiento ocupado solo es Sara, en aquella sonrisa cuando sin reparo alguno le hablo acerca del estado se su departamento, aquella mirada de preocupación cuando él se quemó la espalda y al despertar admiro a aquella persona que le enseñó a amar de verdad, a tener ese sentimiento que hasta seria capas de entregarlo todo por el bienestar del otro a quien se ama.
Quien en un comienzo solo formo parte de su plan, y que poco a poco se enamoro de ella y luego no pudo contener el deseo de querer tenerla con él a su lado, al pensar en aquel ultimo día que vio sus ojos, su boca, sintió sus manos en su rostro, el calor de su cuerpo en aquel último abrazo; una lagrima rozó por su mejilla cuando no pudiendo evitar sentirse culpable y deprimido por haber sido el causante de su muerte, le reprochaba a la vida en no tenerla su lado para acariciarla, lamentaba no haber tenido la oportunidad de recorrer su cuerpo con sus manos y labios solo se decía que sino la hubiera metido en todo eso, si ella no hubiera formado parte de plan, formado parte de su vida, ella estaría viva, no con él pero viva… mientras las horas pasaban la pena y el dolor de Michael aumentaba, observando el atardecer que una vez pasarían juntos, pensó que si la hubiera conocido antes de Fox River, si la hubiera amado antes de todos los problemas, tal vez nunca hubiera comenzado con todo eso, probablemente hubiera aceptado los hechos y no habría intentado cambiar el destino…
Sin otra cosa en mente retrocedió en el tiempo en aquella cabaña, en su ultimo momento juntos volviendo a si memoria la frase suya de: “Haré lo que pueda para ayudarte” resonó para el como su iluminara sus pensamientos y aclarara su imagen en la mente… no pudo evitar sentir esos deseos de venganza contra la persona responsable de su muerte y ahora solo le importaría encontrarla y cobrar con la misma moneda aquel que le arrebato a quien mas le importaba, y su última esperanza de una vida mejor… Sara.
----------------------------------
Sintiendo el sol abrasador en sus ojos, logró despertar y cegarse un poco con luz por fin de la mañana, estaba confundida, desorientada al no saber en donde exactamente se encontraba, fue cuando al intentar levantarse los recuerdos volvieron a su mente y se vio a si misma corriendo por la selva de Panamá, huyendo ante la única oportunidad de libertad que tenía, luego bloqueo esos recuerdos de su mente y levantó la mirada se encontraba en la playa con nadie a su alrededor, observó el mar azul las blancas arenas, pero no evito sentir miedo, y se concentró en recordar mas así tal vez podría darse cuenta en donde estaba… y se acordó de una mujer cuando estaba en esa habitación con Lj, un mujer que la ataba y amordazaba valiendo de golpes fuertes para evitar que ella pudiera fuerza para liberarse, vio como la drogaban para mantenerla dormida, lo que le dolió en el alma ya que la habían vuelto adicta otra vez, luego de pasar por mucho para dejarlo hora tendría que luchar nuevamente para no volver.
Volviendo a la realidad entendió el porque de su cansancio y su dolor pero sentía otro tipo de dolor que racionalmente no podía explicar, ese era el pensamiento de no volver a ver a Michael, aquellos recuerdos cuando se conocieron cuando dijeron con la mirada “te amo” y lo reafirmaron con besos, valiéndose de ellos saco fuerzas de su debilidad y comenzó a caminar con la esperanza de encontrar a alguien que la guiara, al estar ya buscando alguna ayuda se percato de su brazo y las marcas que en él había de las inyecciones que le habían hecho, entonces divisó a lo lejos a un muchacho y lo reconoció de aquel día en el bote, era quien ayudo a Michael y a Linconl aquel día.
-Hey – le gritó Sara con el deseo que la recordara.
-Hola amiga – le dijo con su voz en español-
-Tu eras el muchacho del bote, te acuerdas de mi?
-Claro, pero que hace usted por acá, y su novio?
Sara solo trató de evadir la pregunta -¿Cómo te llamas?
-Chaco –le respondió-
-Bien, Chaco, me regalarías un poco de agua?
-Claro, tenga –Sara tomó el agua con tanta sed que tenía siempre mirando a su alrededor por si había alguien sospechoso en su busca-
-El bote sigue ahí señorita, lo policías buscaron pero creo que no se llevaron nada –le dijo Chaco despertando el interés de Sara
-¿Me llevarías donde esta?
-Vamos, además su novio dio buena propina la vez pasada…

Al llegar a donde estaba el bote Sara entro en él y vio todas las cosas tiradas y desordenadas seguramente habrían sido los policías, encontró algo de ropa suya que había traído a Panamá, y en un mochila la guardo junto con algunas cosas de posible valor para ella, al salir del bote estaba Chaco como esperando alguna recompensa.
-Lo siento, yo no tengo dinero.
-Fue un favor parar una chica bonita como usted –Le respondió chaco-
-Gracias, el bote es tuyo, haz lo que quieras con él –entendiendo que a ella no le serviría para nada y nadie lo reclamó como suyo, fue lo mas adecuado dárselo a alguien que lo necesitaría mas-
-Muchas gracias…
----------------------------------

-¿Cómo piensas encontrar a los responsables?
Michael miró a su hermano sin hacer caso a su pregunta, y bajó la mirada hacia los papeles que había encontrado en el departamento de Whistler.
-Ya déjalo solo logras lastimarte más –Linconl quería calmar a su hermano y hacerlo entender que era muy peligroso lo que quería hacer, porque notaba que estaba en un callejón sin salida y tenía miedo que algo le pasara a su hermano-
-Tengo que encontrar a los responsables, Linc, tu no lo entiendes pero tengo que hacerlo.
-Y que quieres que entienda, hacer eso no te la traerá de vuelta!
-¡Ya lo se!, pero es personal
-Yo pasé por lo mismo, y no me vez tratando de volver al pasado, Mike ya déjala ir.
Aguantando las ganas de llorar, se dio cuenta que él no era como su hermano que se conformaba con lo que pasaba.
-Y tu la dejaste ir?!
-¿Qué? –Linconl sin entender de lo que hablaba.
-Verónica, no te importa quien la mato?
-La compañía lo hizo
-Nombres, Linconl, yo quiero nombres!! Ellos me quitaron lo que mas amaba, ahora yo les quitare las ganas de seguir viviendo a los responsables

Ante las palabras de Michael, Linconl se quedo callado mirando como su hermano arreglaba las cosas y decidió ayudarlo más que nada para evitar que los recuerdos mataran a su hermano, ayudándolo con todos los documentos, cuando de pronto el celular de Michael sonó…
-Hola –dijo Michael, imaginándose quien era-
-Tengo información nos vemos en el lugar acordado –Y colgó-
-Quien era? –preguntó Linconl
-Alex
-¿Y para qué? –algo confundido dijo Linconl
-Me esta ayudando
-¿Confías en quien trato de matarnos?
-El enemigo de mi enemigo es mi amigo, no es así?, Alex tiene razones suficientes para querer terminar con la Compañía, es todo.
-Ese hombre mato a nuestro padre… espero no se te olvide
Michael dio vuelta dándole la espalda y de dirigió hacia la puerta con la firme intención de encontrarse con Mahone. Conduciendo hacia el punto de encuentro en el muelle, sus pensamientos siempre volvían a “ella”, recordando aquel cruce de miradas casi mágica para él, y que no se pudo explicar, donde se dijeron tantas cosas sin necesidad de palabras, los labios de Sara cuando le decía “inhala”, “exhala”, en ese momento servía para Michael como autocontrol y aumentaba su rabia para la compañía, y a la vez más culpa sentía y sus ganas de vengarse se incrementaban ya no le importaba si era necesario mancharse las manos de sangre con tal de hacer pagar a los culpables, llegó al muelle estacionó el auto y caminó hacia donde esta Mahone esperándolo.
-Seguramente yo haría lo mismo en tu situación –le dijo Alex mientras se acercaba-
-----------------------------------

Luego de instalarse en un motel Sara salió a conocer el lugar y a investigar si alguien había escapado de alguna prisión que ella estaba casi segura que Michael estaba, mientras caminaba por la plaza llegando a una esquina vio un bar, ella así misma de animaba a entrar pero luego recordó lo que había pasado antes por el alcohol y la promesa que le hizo a su padre en una de sus últimas conversaciones, aun así decidió entrar pero no son el deseo de pedir un trago, al acercarse a la barra se sentó recordó el infierno que vivió cuando era adicta y con fuerza de voluntad pasó el desagradable momento.
-¿Que desea señorita?
-Una soda –sonrió por dentro al darse cuenta que estaba sentada en la barra de un bar pero no había pedido un trago-
Mientras bebía su soda, al mismo tiempo trataba de entender en algo las noticias que estaban dando en la televisión pero inútil fue su deseo de saber ya que solo entendía unas pocas palabras... Mientras estaba hay sintió que alguien se acercó a ella y se sentó a su lado
-¿Eres norteamericana, no?
Sara solamente lo miró por unos instantes con algo de desdén y no mostró interés alguno hacia él.
-No se va un bar para pedir solo un soda
-Y eso a ti que te importa –respondió Sara con un tono de amargo en su voz-
-Mucho, Dra. Tancredi –sin quitar la mirada hacia Sara-
Ella lo miró completamente sorprendida y con algo de pánico al darse cuenta que esa persona solo podía trabajar para la Compañía la habían encontrado aunque se hubiera esforzado en no dejar rastro alguno, la habían encontrado y el solo hecho de pensar en que volvería a eso horrible lugar la hizo sentirse con miedo, pero no lo demostró…
-¿Quién eres?
-Mi no nombre no es lo que importa sino lo que podemos sacar de ti, así que ven conmigo, te conviene venir –mostrándole un arma que tenia dentro de la chaqueta-
Sara no tuvo opción alguna más que salir con él del bar, al estar casi en la calle ella le dio un fuerte golpe en la entrepierna soltando casi toda la ira que tenía por dentro, soltando en esa patada todo el enojo por las vueltas a las que la habían llevado en su vida, por la injusticia en la que estaba viviendo, soltando así sus emociones reprimidas, y mientras el hombre caía, intento Sara salir corriendo pero entonces sintió que alguien la tomaba por le brazo y le dio un golpe en el estómago así le impidió poner resistencia, la llevaron dentro de un furgoneta donde la ataron y amordazaron, y ella solo pensaba que esta vez no tendría las suficientes fuerzas para soportarlo mas y simplemente se dejaría vencer.
----------------------------------
-Bien que noticias me tienes –dijo Michael agachando la mirada-
-Su plan es encontrarte, ofrecerte un trato, pero igual te matarán a ti, tu hermano y tu sobrino, solo será una trampa.
-Pero…-Michael no espera algo como eso y no supo inmediatamente que responder-
-No quieren dejar rastro de lo que pasó y tampoco testigos, ya cometieron errores antes y no los cometerán ahora.
-Quiero direcciones, nombres, familiares, así como ellos actuaron.
-No tienes que rebajarte como ellos, Michael, lo sabes –Mahone intentó cambiar en algo los peligrosos planes de Michael-
-No! Ellos no mataron a quienes amas!
-Lo harán si me descubren y moriría si le pasara algo a mi familia… te voy a ayudar, pero tienes que tener tacto con ellos –y fue cuando comenzó a sonar su celular-
-Shhh, Dime que pasó, …..¿Que? …. Pero…. Está bien voy para allá.

Y mientras cortaba la comunicación Mahone miró a Michael unos segundos al mismo tiempo que guardaba su móvil.
-Dime una cosa, tú hacer todo esto para vengarte de quien mato a Sara, verdad?
Michael quitó la mirada de Mahone y no tubo valor de responder siquiera a la pregunta.
-Responde
-Sí –contestó con una voz que sonaba a tristeza-
Mahone sonrío al escuchas la respuesta, sabiendo que lo que le diría cambiaría por completo la situación y todos los planes.
-Nunca la mataron y me llamaron para decirme que acaban de atraparla anoche.
Antes una mirada llena de asombro y emoción de Michael antes estas palabras, ella esta con vida, era lo que se decir así mismo en la mente, esta viva, todos sus sentimientos cambiaron y volvieron a florecer como si despertara de una espantosa pesadilla el cual al ver la realidad se alegrara de continuar, su respiración y latidos se aceleraron en el momento, contuvo el aliento y las ganas de llorar, aquellas ganas que nunca imagino que podía llegar a sentir solo con unas palabras, luego del asombro y la euforia del momento la cual hace mucho no sentía mas que al lado de Sara, Mahone se acercó a el y le dio una palmada en el hombro.
-Tienes que ayudarme Alex
-Haré lo que pueda, pero debes conservar la calma, yo te llamaré mas tarde con los detalles.
-Gracias…
-Digamos que estamos a mano.
----------------------------------

Se despertó en una habitación oscura, sin ninguna ventana esta vez, recorrió todo con la mirada inspeccionando alguna pista que le ayudara a saber donde estaba, y es eso escucho abrirse la cerradura de la puerta que estaba con llave y entró el hombre que le había golpeado para meterla a la furgoneta.
-Lamento el golpe, pero fue necesario –le dijo con algo de sarcasmo en su voz-
Sara estaba muy asustada al no saber lo que podían hacer, peor pudo lograr disfrazar sus emociones.
-¿Qué quieres de mí?
-De ti, exactamente nada, pero por ti tendremos algo
-¿Quién eres?


Última edición por SaraTancredi el Lun Sep 08 2008, 02:46, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SaraTancredi
Aprendes la difinicion de Tato


Cantidad de envíos : 488
Edad : 26
Localización : With the dark knight of my heart
Fecha de inscripción : 10/08/2008

MensajeTema: Re: FF_Cuando es verdadero...   Lun Sep 08 2008, 02:41

-Gary Miller, y confío que Scofield hará lo que le pida por ti –le respondió mientras se acercaba para desatar sus manos y pies.
-No tengas miedo no te haré daño, si no intentas nada, pero si hicieras algo quiero que sepas que hay un hombre en la puerta con un arma que tiene órdenes de disparar si intentas escapar.
La dejó libre de sus ataduras y salió de la habitación, Sara entendió muy bien que no estaba en posición de intentar nada porque a pesar de todo aún le quedaba una motivación por la cual seguir luchando y se la había dado el tal Gary Miller y esa era el saber que Michael estaba vivo y a salvo, aferrándose a ese deseo puedo lograr soportar el momento que vivía, así pasaron las horas sin tener ninguna noticia de lo que le esperaría y en consecuencia lo que se imaginaba que le podían hacer era peor y hasta tenía miedo de quedarse dormida pensando que jamás volvería a despertar.
-----------------------------------

Michael entro al departamento donde estaban Linconl y Sofía conversando, recorrió muy rápido con la mirada, recogiendo a su vez cosas que necesitaría.
-¿Cómo te fue? –le pregunto Linconl para romper el hielo-
Michael dejó de hacer todo y miró a su hermano esta vez con un brillo diferente en sus ojos
-Esta viva, Linc…. Esta viva –fueron las únicas palabras que pronunció con esa voz susurrante.
-¿Cómo?... no... Pero yo –Linconl se llevó una mano a la boca tapando la expresión de asombro que tenía, ya que las palabras lo dejaron helado al darse cuenta del tremendo error que cometió al creer que erala cabeza de Sara la que vio-
-Y ¿Dónde está? ¿Qué piensas hacer?
-Alex está investigando eso, solo sé que tu novio la atrapó –dirigiendo su mirada hacia Sofía-
-James? No… él es un buen hombre
-Trabaja para la compañía –respondió Michael enérgicamente- y atrapó a Sara solo Dios sabe lo que le han hecho así que tu novio no es un santo.
-Solo es un pescador nunca pidió meterse en esto.
Hubo unos segundos de silencio hasta el momento Linconl estaba asombrado por la noticia, y solo pudo sacar la conclusión que era una escena evidentemente fuerte para cualquiera y no se tomo el tiempo de revisar la caja con atención ya que no se imaginaba que fuera otra persona, miró a Michael quien todavía estaba hay.
-Tal vez no lo entiendas y no lo espero, pero yo voy.
-Te entiendo, haz lo que debas hacer.
Michael tomó el arma del cajón del velador, la cargó u la puso en su pantalón.
-Espera –interrumpió alarmada Sofía- Sé que es tu novia, pero James no sería capas… no pensarás en usar el arma con él.
-Es por el que todo esto pasó.
-Peor yo lo conozco, no es quien tú crees.
-Él te mintió es hora que abras los ojos, te mintió!
-Ellos lo manipularon, así como tú lo hiciste con la doctora en un comienzo.
-Cállate!!! –Michael no podría tolerar que otra persona hablara de Sara, no para mencionar lo que había pasado ya que ese tema era como una herida abierta para él, cargar con la culpa de lo ella estaría pasando. -Necesito tu ayuda hermano –esa petición fue como una imploración desesperada hacia la única familia que tenía y que jamás lo traicionaría.
Linconl inmediatamente tomó las llaves del auto y juntos salieron en busca de Sara, aquella persona que Michael sentía era lo mejor que le había pasado en medio de tantas desgracias y problemas era su salida y su refugio hacia un futuro sino feliz al menos tranquilo.

Ya tenían un lugar donde encontrarse con Mahone para contarle los detalles de donde ella estaba.
-¿Dónde? –Fue lo primero que dijo Michael al bajar del auto-
-Hay una cabaña en el bosque, solo hay tres personas cuidando, una esta en la puerta de la cabaña, otra en la puerta de la habitación y Whistler.
Mientras Mahone hablaba, Linconl solo contenía sus ganas de golpearlo debido a la muerte de su padre, pero pensaba también en su hermano, en que era la única oportunidad de rescatar a la mujer que amaba y por compresión frenaba su enojo.
-¿Y la mujer, Gretchen, donde está?
Una sonrisa invadió el rostro de Mahone al escuchar esa pregunta.
-¿Qué es tan gracioso, Alex? –Dijo Michael sin entender su actitud-
-Está de camino a Washington con una persona de mi entera confianza y con toda la información necesaria para denunciar a la compañía y absolverte de todo.
-Y… como sabemos que no es una trampa –como siempre de desconfiado Linconl-
-Lo sabrás cuando salga en las noticias, Burrows.
-Bien, suficiente, vamos –Michael con su inconsciente desesperación por ver a Sara-
Ya internados por el bosque entre los árboles, de camino ala cabaña observaron el lugar y precisamente era como había dicho Mahone había un hombre en la puerta, y mientras este estaba vigilando escucho un ruido al irse detrás de la cabaña lo esperaba Linconl quien lo golpeó dejándolo inmovilizado e inconsciente en le piso, llamó a Michael y a Mahone quienes se acercaron luego primero entro Mahone a la cabaña para no despertar sospecha alguna, saludó a Whistler como siempre para no despertar sospecha alguna por otro lado Michael y Linconl entraron silenciosamente sin ser vistos.
-Se ha portado bien? –Preguntó Mahone para saber el estado de Sara y que Michael lo escuchara-
-Sí, Gretchen es una exagerada
-mmmmm, ¿Por qué?
-Me dijo que era algo difícil mantenerla tranquila pero hasta ahora no fue necesario drogarla, no me dio motivos.
Michael escucho todo y aguantó la furia y las ganas de matarlo con sus propias manos, pero trató de controlarse para no poner en peligro la vida de quien amaba de quien era capas de hacerle ver la luz en la oscuridad.
Fue cuando en un descuido Mahone se apropió del arma de Whistler y disparó contra el otro agente, entrando luego Michael y Linconl ante la mirad a de asombro ellos tomaron a Whistler y lo amarraron a la silla, Michael tomó las llaves y se dirigió de inmediato a la habitación donde estaba Sara, por un momento mientras intentaba abrir la puerta un sentimiento de miedo lo invadió al no saber en que estado la encontraría, abrió la puerta casi a golpes con la desesperación y vio que el cuarto estaba completamente a oscuras, se dio cuenta que había alguien en un rincón de la habitación sentada en le suelo abrazando sus piernas y sin mostrar el rostro, como si temiera de quien había entrado, asustada por el disparo que se oyó.
Hasta que por fin Michael logró moverse caminando hacia ella mientras la veía temblando, se arrodillo frente a Sara.
-Eres tú –dijo, casi sin aliento mientras trataba de quitar sus brazos para descubrir su rostro-
Sara lo miró con detenimiento para asegurarse que no fuera un sueño y si lo fuera no quería despertar jamás, los dos tuvieron el mismo reflejo de abrazarse, ese abrazo fue mas bien como un consuelo para ambos algo que necesitaban desesperadamente uno del otro, como si al chocar sus cuerpos sus energías y emociones se intercambian y les hicieran sentir que todo por lo cual habían pasado valiera la pena el sacrificio y la pena con tal de estar así ahora, los brazos de Michael en ese momento era insuficientes para demostrar toda la protección que le quería hacer saber sentir a Sara, ella acariciaba su espalda aferrándose a quien la salvaría del infierno por el que pasó, fue el abrazo mas extenso que jamás habían dado a nadie, lleno de sentimientos encontrados.
-Creí que nunca volvería a verte –le dijo Sara acercando su rostro al de Michael sin poder evitar derramar sus lágrimas mientras lo hacía.
-Sólo Dios sabe lo que sufriría sin ti, Sara –y con sus manos limpió las lágrimas del rostro de Sara con caricias sublimes llenas de delicadeza, amor y ternura-
Michael acercó sus labios a los de ella en busca de un beso para sellar el momento tan mágico como real al mismo tiempo, Sara espero que sus labios hicieran contacto con los suyos y al juntarse fue como si las palabras estuvieran de sobra, sintieron que con ese beso el tiempo era relativo casi insignificante en ese momento y se dijeran uno al otro todo lo que necesitaban saber, un beso que los anhelaban y esperaban hace mucho y ahora de repente se había realidad, solo entre ellos había esa emoción, esa pasión que les hiciera hervir la piel al juntarse con su otra parte, luego de ese ansiado momento se miraron a los ojos y se trasmitieron felicidad… no articulaban palabra alguna, hasta que solo tres palabras lograron crear la atmósfera de ensueño para los dos…
-Te amo, Sara
-También te amo –fue dichosa porque él pronunciara esas palabras primero que las llevaría siempre con ella como huellas que le marcarían el alma.

Michael ayudó a Sara a ponerse de pie, ella algo desorientada y muy cansada sin casi ganas de ayudar pero él le dio ánimos y la alentaba a continuar caminando tomando suave y dulcemente su mano y con la otra sujetaba su cintura para guiarla.
Al salir del cuarto ella visualizó a quienes estaban allí, miró con ira a Whistler quien nada podía hacer para escapar ahora.
-Bien Whistler –habló Mahone- ahora ya saber de que lado estoy dinos lo que sepas de la Compañía.
-Tú sabes –fue lo único que dijo-
-Pero diles a ellos –refiriéndose a Linconl y Michael quien dejaba a Sara sentada es un sofá-
-Eres un mentiroso –le dijo Michael con una voz apagada-
-Sólo hice lo que debía para mantenerme a salvo, tú sabes de lo que son capases esas personas.
-Sí, pero a diferencia de ti yo no me les uní –reflejando una pequeña sonrisa sarcástica- adiós Whistler.
Sara escucho como lo había llamado y solo con el firme deseo de empeorar su situación por lo que le había hecho pasar ella dijo:
-Gary Miller…se llama Gary Miller.
Todos quedaron algo asombrados por lo que escucharon pero aún así decidieron no continuar con eso y salieron de la cabaña dejando a Whistler hay dentro y sin ninguna muestra de piedad solo esperando que la policía lo encontrara, Sara entro en la parte trasera del auto mientras los hermanos y Mahone se quedaban aún afuera.
-Creo que hasta aquí llegamos –Mahone en un intento de despedirse-
-Así que eso es todo, matas a mi padre, intentas matar a mi hermano y a mi y ahora te despides –Linconl no podía olvidar los errores del pasado-
Los tres se miraron fijamente sin saber bien que decir la reacción de Linconl era inesperado para el momento que de no ser por Alex ellos estarían corriendo peligro.
-Hiciste lo que debías y ahora no te perdono por eso pero… los buenos actos borran los malos –Michael trató de apoyar a Mahone con esas palabras y evitar que su hermanos hiciera algo de lo que se arrepentiría tal vez.
-Lamento lo que hice –y refiriéndose a Linconl- nunca fue mi intensión matar a tu padre pero mi familia también estaba involucrada es esto.
Por un momento de analizar la cosas y lo que había dijo Mahone que sonó sincero, Linconl dejó pasar el rato y se metió en el auto, Michael solo decidió continuar y abrió la puerta de atrás para estar a lado de Sara y antes de subir.
-Gracias, Alex y suerte.
-Igualmente.
Cuando estaban de camino a ver a Lj, Michael aprovecho para que Sara le contara lo que le habían hecho pero ella solo le dijo que era mejor olvidarse de eso y que eso la ayudaría a ella también, él la abrazó fuertemente como si no quisiera que se fuera jamás, el momento duró así como un cuadro recién pintado hasta que llegaron donde estaba Lj, al salir del auto los hermanos, ya que evidentemente Sara seguía indispuesta a caminar.
-Que vamos a hacer ahora? –Preguntó Linconl-
-Empezar una nueva vida.
-Bueno aún podemos poner la tienda de buceo no?
Sacando una sonrisa de su hermano, y él no evitaba sentirse tan contento por tener a la mujer que amaba por fin con él y esta vez nada los iba a separar porque no iba a permitirlo.
-Saldré a dar una vuelta con Lj, ¿Qué te parece? Así tú y Sara podrán hablar tranquilos.
-Bien.
Michael se acercó al auto.
-Ven tienes que descansar.
Sara bajó y entraron a la casa, en la sala estaba Lj, quien sorprendido aunque ya sabía la noticia no lo podría evitar, se acercó y le dio un pequeño abrazo como de bienvenida.
Padre e hijo salieron para despejarse un momento, mientras Michael preparaba algo de comer, Sara aprovechaba para darse un baño y cambiarse de ropa, al bajar encontró lo más inesperado, la mesa estaba servida, sólo dos sillas estaban preparadas, y había dos velas que decoraban la mesa, luego Michael salió de la cocina miró la miró y se acercó tomándola de las manos condiciéndola hacia la mesa.
-Teníamos una cita, recuerdas? –dijo Michael algo avergonzado-
-Si, recuerdo. –respondió Sara sonriente-
-Bueno, no es un buen restaurante pero humm, -llevando una de sus manos hacia su frente como su sudara mucho- la comida esta buena, yo la hice.
Sara no sabía que decir jamás se imaginó algo como eso, solo sonreía ante la evidente pena de Michael por la situación.
Durante la cena ninguno dijo palabra alguna no el temor de arruinar el momento que de por si ya era perfecto sino porque no encontraban las palabras adecuadas que decirse, Michael no dejaba de mirar a Sara quien se sentía extraña por su propia reacción como si fuera la primera vez que cenara con un hombre, tomaba el agua de sorbo en sorbo por cada cuchara de comida; Michael por debajo de la mesa se tomaba las manos una y otras vez quería decirle muchas cosas pero su boca no se abría, no se explicaba porque pero no podía, hasta que de pronto la noche se tornó algo mas amena cuando Michael se levanto y pudo algo de música por el temor que ella se pudiera aburrir, Sara se levantó también…
-Estuvo todo muy rico –con la relajante canción que había puesto de fondo Michael, quien solo asintió con la cabeza-
-Bonita canción –Sara intentaba terminar con el silencio-
Fue cuando las cosas cambiaron como su la música hubiera hecho cambiar la timidez del momento por ambas partes, Michael tomo la mano de Sara y posó la otra sobre la parte baja de su espalda, invitándola a bailar, ella se predispuso por completo ante él y se dejaron llevar por el ritmo de la canción que en el momento resulto las más apropiada, se miraban a los ojos, sonreían, Sara puso su cabeza sobre su hombro y Michael se dejó llevar por el aroma que su cuerpo desprendía besándole el cuello y dejando que sus labios se pasearan por sobre ella, llegando hasta su boca, ella le acariciaba el rostro demostrándole su amor y correspondiendo a sus besos, inconcientemente dejándose llevas por sus deseos llegaron a la habitación dejándose caer en la cama, Michael con minuciosidad abrió cada botón de la blusa de Sara, ella hacía lo mismo con la camisa de Michael, en tan anhelado momento, Michael sentí su respiración por sobre su cuello, y recorría con sus manos su cuerpo muy cariñosamente, con dulzura y suavidad, ella se dejó quitar la blusa y acariciaba el torso de Michael lleno de tatuajes, fue el momento mas significativo para ellos, era el sello de su amor, de ese sentimiento intenso que tenían porque cada uno era parte del otro y así se complementaban, las caricias eran llenas de afecto, Michael le decía al oído cuanto la amaba y lo que significaba para él estar a su lado mientras ella se dejaba tocar y rozar con ternura y pasión, lo abrazó con las piernas, dejando completamente consumado su amor…
FIN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
FF_Cuando es verdadero...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» OVNI verdadero según científicos. :O
» ¿Cuál es el verdadero nombre de Culebra?
» UN VERDADERO AMIGO.
» 9 Septiembre - El verdadero significado de 'Remember Me'.
» dinero, el ùnico dios verdadero

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: MISA ZONE :: Club MiSa :: MiSa Fan Fics-
Cambiar a: